TECNOLOGIA

El robot Atlas de Boston Dynamics ya tiene manos

Los robots de Boston Dynamics siguen evolucionando. Cada vez se parecen más a nosotros.

El robot Atlas de Boston Dynamics ya ha superado a los humanos en agilidad. Y parece que quiere hacer lo mismo en destreza... Sus creadores le han dado unas manos, y ya las utiliza como si hubiese nacido con ellas.

Boston Dynamics, la empresa norteamericana que pasó por las manos de Google y terminó en las de Hyundai, tiene en su catálogo un robot industrial convencional llamado Strech, el carismático perro robot Spot, y su modelo más avanzado, Atlas.

 

 

Atlas es un robot bípedo capaz de correr a 2,5 m/sg, como un humano, y realizar todo tipo de acrobacias, como un gimnasta. Dispone de 28 articulaciones hidráulicas, y una movilidad muy similar a la de una persona, como puedes ver en el vídeo.

Mide 1,5 metros de altura y solo pesa 89 Kilos, muy ligero para un robot lleno de motores, baterías y cables. De momento no está a la venta, porque aún no tiene una utilidad específica. Pero esto podría cambiar con el "regalo" que ha recibido estos días: unas manos.

Atlas ya tienes manos

Hasta ahora, las extremidades de este robot bípedo de Boston Dynamics terminaban en una especie de bola de goma, que usaba para apoyarse y no resbalar durante las acrobacias. Pero han evolucionado, y esas bolas se han transformado en manos.

Como podemos ver en el vídeo, son una manos muy ágiles y fuertes. Pueden coger tablones de madera de metro y medio y colocarlos con precisión para crear un puente. También localizar una bolsa de herramientas con la vista, y cogerla.

Atlas es capaz de lanzar objetos con precisión, pero ahora que no puede apoyar las manos en el suelo, sus acrobacias se han reducido.

Con este nuevo accesorio, ya se vislumbran posibles aplicaciones. Desde trasladar objetos peligrosos, incluso radioactivos, a llevar la compra hacer tareas a personas que necesitan asistencia, entrega de paquetes, y mucho más.

Hay que decir que los vídeos que graba Boston Dynamics están completamente coreografiados. Es decir, el robot ha recibido las instrucciones exactas de los movimientos que debe hacer, por anticipado. Queda por ver cómo se comportaría abandonado a su libre albedrío.

Como nos pasa a los humanos, las manos del robot Atlas le permiten multiplicar las tareas que puede realizar. Seguro que en Boston Dynamics ya le están buscando oficio...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Computer Hoy

Volver arriba