ECOLOGIA

Cuánto daño le hace el uso del celular al medio ambiente

--

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estima que cada año se producen cerca de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos globalmente, una cifra sorprendente que destaca la rápida obsolescencia de los aparatos tecnológicos como los ampliamente usados celulares, en la sociedad.

Este volumen masivo no solo representa un desafío considerable para el medio ambiente debido a los materiales peligrosos que contienen estos residuos, sino que también subraya la potencial riqueza que podrían representar si se reciclasen adecuadamente.

Asimismo, dentro de estos desechos se encuentran metales pesados como el mercurio, plomo, cadmio y cromo, los cuales poseen un efecto nocivo sobre la salud y el entorno.

 

Qué efectos negativos tiene un celular en la salud del Planeta

La problemática de los residuos electrónicos incluye una amplia gama de dispositivos, desde teléfonos móviles hasta televisores, los cuales pueden contaminar significativamente el agua y el suelo si no se gestionan adecuadamente. Por ejemplo, un tubo de luz fluorescente tiene el potencial de contaminar hasta 16,000 litros de agua.

Sin embargo, estos desechos también contienen materiales valiosos como oro, plata, cobre, platino, y paladio, además de una cantidad considerable de hierro y aluminio que, si se reciclan, podrían generar hasta 55,000 millones de euros anuales, según señaló la ONU.

En cuánto a los efectos de los celulares, el ciclo de vida de estos dispositivos comienza con la extracción de minerales raros, necesarios para su funcionamiento. Esta actividad no solo consume grandes cantidades de energía, sino que también causa degradación del suelo, deforestación y contaminación del agua.

Por ejemplo, para producir un solo teléfono celular, se requieren alrededor de 60 elementos diferentes, muchos de los cuales son extraídos de la tierra mediante procesos que emiten sustancias tóxicas.

Una vez en uso, el impacto ambiental de estos aparatos sigue siendo considerable debido al consumo energético. Muchos dispositivos se diseñan para tener una vida útil corta, fenómeno conocido como obsolescencia programada, lo que fomenta un ciclo constante de compra y desecho.

Cómo reducir el impacto ambiental del uso de celulares

Para empezar, los consumidores pueden adoptar prácticas responsables como el uso prolongado de sus dispositivos, evitando la compra innecesaria de nuevas tecnologías. Asimismo, es crucial apoyar la economía circular a través del reciclaje de dispositivos y la compra de aparatos reacondicionados o de segunda mano.

Por otro lado, los fabricantes tienen la responsabilidad de diseñar productos más duraderos y fáciles de reparar. Algunas compañías ya están tomando medidas en esta dirección, ofreciendo servicios de reparación y recambio de piezas, así como programas de recuperación de dispositivos al final de su vida útil para garantizar su reciclaje adecuado.

A nivel legislativo, es necesario establecer políticas más estrictas en cuanto a la producción y gestión de desechos electrónicos. Esto incluye regulaciones que obliguen a los fabricantes a asumir la responsabilidad por el ciclo completo de vida de sus productos, desde la fabricación hasta su disposición final.

Además, fomentar la investigación en tecnologías verdes puede abrir el camino hacia dispositivos menos dañinos para el ambiente del planeta.

El aporte del reciclaje de aparatos eléctrónicos

La educación y sensibilización también juegan un papel fundamental, por lo que se debe concienciar sobre el impacto ambiental de la tecnología y promover un cambio en el comportamiento del consumidor.

A través de campañas informativas y educativas, se puede fomentar una cultura de reciclaje y una preferencia por productos más sostenibles.

Añadido a esto, el apoyo global a iniciativas de reciclaje y reparación a nivel local no solo ayuda a reducir el impacto ambiental de los dispositivos electrónicos, sino que también promueve la economía circular y la sostenibilidad de un planeta que cada vez presenta mayores amenazas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Infobae

Volver arriba