CURIOSIDADES

El misterio de la mujer cuyo cuerpo produce su propio alcohol

Al parecer, este trastorno fue provocado por el abuso de antibióticos.

Gastroenterólogos del Hospital Mount Sinai, adscrito a la Universidad de Toronto (Canadá), atendieron recientemente a una mujer de 50 años que en dos años acudió siete veces a los servicios de emergencia con signos de intoxicación por alcohol, a pesar de informar que no consumía bebidas alcohólicas por cuestiones religiosas.

Según los médicos, la paciente presentaba dificultad para hablar, aliento etílico y a menudo se caía debido a la somnolencia. Sus niveles de alcohol en plasma eran elevados. Después de un profundo estudio, los especialistas le diagnosticaron el síndrome de autocervecería (ABS, por sus siglas en inglés).

El síndrome de autocervecería

El síndrome de autocervecería implica la fermentación de alcohol por hongos que viven en el intestino del individuo. En un artículo que describe el caso, publicado recientemente en el Canadian Medical Association Journal, la Dra. Rahel Zewude y otros coautores del estudio, explican que este raro síndrome se describió por primera vez en 1952 en Japón, donde se denomina Meitei-sho, que se traduce como "síndrome de autointoxicación por alcohol".

Los autores enfatizan que es un síndrome poco común que se cree que se produce cuando los microorganismos capaces de fermentar alcohol a partir de carbohidratos (fundamentalmente hongos) superan la microbiota intestinal (la cantidad de microorganismos del aparato digestivo) normal. Asimismo, señalaron que los hongos comúnmente implicados son las levaduras 'Saccharomyces cerevisiae' y varias especies del género 'Candida'.

Los investigadores sospechan que el uso recurrente de antibióticos de amplio espectro de acción, para controlar sus recurrentes infecciones del tracto urinario, le provocaron la modificación de su microbiota intestinal (disbiosis) que al final resultó en la manifestación del síndrome de autocervecería.

Tratamiento

Los médicos prescribieron un medicamento antifúngico –para evitar el crecimiento de ciertos hongos– de administración oral y en la valoración de un dietista se le sugirió una dieta baja en carbohidratos. También se le administró probióticos ('Lactobacillus acidophilus') para reponer la microbiota intestinal.

La paciente permaneció asintomática durante seis meses. Una prueba para evaluar la seguridad del consumo de carbohidratos no encontró presencia de etanol en sangre. Con base en estos resultados, los especialistas le aconsejaron aumentar gradualmente su consumo de carbohidratos. Para reducir las probabilidades de una nueva disbiosis intestinal, se le aconsejó que utilizara antibióticos de espectro reducido solo después de confirmar su diagnóstico por un médico.

Otro caso

En abril, el Tribunal de Policía de Brujas (Bélgica) absolvió a un hombre de 40 años que había conducido con demasiado alcohol en sangre tras demostrarse que padecía el síndrome de la autocervecería. No obstante, la Fiscalía había pedido que se le retirara el permiso de conducir de por vida argumentando el peligro derivado de la enfermedad del hombre. 

La defensa consiguió convencer al juez de que no impusiera tal prohibición, señalando que su cliente seguía una dieta baja en hidratos de carbono capaz de bloquear la aparición del síndrome. Al ser una rara enfermedad intestinal responsable de la producción de alcohol en el organismo de la persona que la padece, el juez dictaminó que se trataba de un caso de fuerza mayor y, por lo tanto, podía seguir conduciendo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: RT

Volver arriba